ASOCIACIÓN PROVINCIAL SEVILLANA DE CRONISTAS
E INVESTIGADORES LOCALES

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

ECHEMOS LAS CAMPANAS AL VUELO EL PRÓXIMO DÍA 21 DE ABRIL A LAS 12:00 H

En el transcurso de la XXXVI Reunión de Asociaciones y entidades culturales en defensa del Patrimonio, celebrada en Málaga del 25 al 28 del pasado mes de mayo, Hispania Nostra se dio a conocer una de sus propuestas para celebrar el Año Europeo del Patrimonio Cultural 2018: «que todas las campanas Europeas de toque manual suenen a la vez en un día y hora determinados».

Por otra parte el Senado aprobó (13 de junio de 2017) una moción conjunta de varios grupos parlamentarios por el que se declara el toque de campanas tradicional como Bien de Interés Cultural Inmaterial (BIC)

El toque manual de campanas delproximo 21 de abril será el comienzo de un proceso al que seguirán el inventario de las torres, las campanas/carillones y los campaneros/carillonistas que practican el toque manual en España y en Europa. Esa documentación constituirá la base documental para solicitar a la UNESCO que se reconozca el toque de campanas como Patrimonio Cultural inmaterial de la Humanidad, actividad con la que nos proponemos poner el broche al Año Europeo del Patrimonio Cultural.

No podemos pasar por alto estas dos iniciativas, en Écija, pues cuenta con uno de los mejores conjuntos de campanarios de España y con una importante nómina de campanas. Los repiques siempre han sido una gran sinfonía de bronces, aunque lamentablemente hoy venidos a menos debido a la electrificación de las campanas. La modernidad ha suprimido la mano de obra de los campaneros, en aras de la comodidad y la economía de las parroquias con motores que mediante pulsadores hacen girar las campanas, pero su mecanización ha supuesto, en cambio, que sus toques sean monótonos, sin ritmo ni compás. La electrificación de los campanarios ecijanos durante estos últimos años, como digo, ha supuesto un duro golpe a la belleza de la ejecución de los repiques al perder su musicalidad, al igual que se pierde la posibilidad de combinar ritmos, resonancias y fuerza, ya que cuando se tocaban a brazo era posible regular estos factores. Ya no es posible conjugar el volteo de las «medianas», «esquila» y «esquilón» con el ritmo acompasado con la «gorda» que no es de volteo. Hacer el «trían» y finalizar con el «sino» bueno; tocar las calendas o concluir con los diez golpes de ritual. Y ni mucho menos dejar la campana «muda», para lo cual todos los campaneros se reunían en la de mejor tono y, aunando esfuerzo, tiraban de la cuerda que les tensaba «el guía» para conseguir que la velocidad apagara su sonido y que volviera suave, muy suave, hasta alcanzar la explosión de júbilo y alegría que aquella campana podía transmitir y de esta forma llegar a todos los confines de la ciudad. Y es que en Écija siempre hubo gran afición a repicar. Era frecuente ver en tiempos pasados voltear abrazados a la campana por la parte exterior de la torre, en un desafío de equilibrio. Adultos y jóvenes, a las órdenes del campanero oficial de la iglesia, participaban en algo que se ha venido en llamar el arte de voltear las campanas. Arte que, en nuestra población, se ha mantenido durante muchos siglos, toda vez que atesora como preciadas joyas magníficas campanas en cada una de sus once torres maravillosas». No hay que olvidar que las parroquias tenían sus propios campaneros, que eran ministros de la iglesia. Su dedicación era plena, es decir, las veinticuatro horas del día y, precisamente por esa dedicación, se les daba vivienda, que preferentemente estaba situada a los pies de la torre. Los campaneros titulares no sólo tenían la misión de ejecutar los toques, que tienen su encanto y riesgo, sino también su conservación: engrase de sus ejes, verificando todas sus piezas, y restaurando, cuando el tiempo lo precisaba, los antiguos yugos de encinas. Trabajo que requería profesionalidad y garantía, principalmente, en la fijación de los badajos que van cogidos con pellejo de yerga de toro y asegurados a su vez, con una cuerda que actúa de «chivato». Operación que se debe realizar, como menos, cada cinco años. Era evidente pues la importancia de esta profesión dentro de las actividades parroquiales.

Recuérdese también cómo el boato de los oficios religiosos, entierros, funerales, bodas, etc. lo daban los toques de campanas. De ahí que las parroquias les asignaran un salario equiparable a los organistas y sólo superado por el crucero y el sochantre.

Si tomamos como referencia el año 1837 y, en el caso de la Parroquia de Santa Cruz, los salarios de los ministros de esta iglesia eran los siguientes: Sochantre 400 reales, más 100 que percibían como gratificación por enseñar la doctrina y cantar las calendas; sacristán menor 350; pertiguero 200; crucero 600 y campaneros 400. Pero no siempre se les abonaba en metálico a estos ministros. Al campanero oficial de la Parroquia de Santa Cruz, Pablo Jaén, se le satisfacía su salario con 12 fanegas de trigo y cuatro fanegas de especies y, el resto, en dinero.

Hay que resaltar la especial dedicación del campanero de la Iglesia de Santa Cruz, en el que se unían la pericia y el sentido artístico en el tocar las campanas, sino la atención del reloj de la torre, circunstancia que le hacía uno de los mejor pagados.

No se puede olvidar también que era el único oficio que podía ejercer la mujer dentro de las tareas auxiliares de la iglesia. Recordamos a este respecto cómo en las de Santa María y Santa Cruz, los últimos campaneros fueron mujeres: y que, al fallecer éstas, se extinguieron estas plazas, ocupándolas los sacristanes respectivos, auxiliados por jóvenes aficionados.

Hasta fechas recientes, en los campanarios se venían efectuando tradicionalmente una serie de toques, según las horas y solemnidades del día, bajo la dirección del campanero oficial. Estos toques, entre otros, eran los siguientes: Ángelus, Medio día., Vísperas, Oración. Ánimas (último toque en recuerdo de los difuntos).Calendas (Navidad y titular de la parroquia). Misas (3 llamadas). Viático (salida del Santísimo para los enfermos). Agonía (para recordar a los fieles la obligación de rogar por el difunto). Repiques de 40 horas.

Repiques del Alba (6 mañana).Repiques del Titular y fiestas solemnes. Dobles de primera Dobles de segunda Dobles de tercera Dobles de cuarta

Matraca (sólo el Viernes Santo).Avisos (fuego en la feligresía, a acólitos, cabildo, etc).

El repique general que más campaneros concentraba en una torre era el de las 40 horas y el día de la patrona de la ciudad. Estos se iniciaban con el toque de las 11:30 y a continuación en el de las 12:00, que era ya repique general; con «sino» parado. A las 3:00 se volvía a repicar pero esta vez sólo con las campanas pequeñas o esquilas.

Otro toque peculiar en la ciudad eran los de calendas. Éste se ejecutaba con las campanas que no eran de volteo. En el caso de la torre de Santiago, con la «Gorda’ y la «Mediana’. Se iniciaba con toque muy suave, casi imperceptible hasta llegar a la máxima intensidad que el campanero podía imprimir, para, desde ese punto, reducir el ritmo paulatinamente hasta que se iniciaba el repique general en el que participaban, según los casos, entre 10 y 15 personas.

LOS CAMPANARIOS ECIJANOS SEGÚN SUS CAMPANAS.

CAMPANAS EN LAS ONCE TORRES

Santa Cruz………………………….. 9
Las Gemelas………………………….0
Ntra Sra. del Carmen………………. 2
Santo Domingo……………………….3
Santa Ana…………………………… 4
Santa María………………………….10
La Victoria…………………………… 1
Santiago el Mayor………………….. 6
San Gil…………………………………5
San Juan Bautista………………….. 8
TOTAL 48

CAMPANAS EN ESPADAÑAS

Rurales 10
Urbanas 33

RESUMEN DE CAMPANAS

Campanas en espadañas Rústicas 10
Campanas en espadañas Urbanas 33
Campanas en Torres 48
Otras 4
Total de campanas en Écija 95

En el Museo Arqueológico de la Parroquia de Santa María se encuentra expuesta la famosa campana verde, del siglo XV, que tiene el interés de reproducir el Pendón de Écija.

Por lo expuesto los ecijanos tenemos que sumarnos a esta iniciativa y echar las campanas al vuelo.

Juan Méndez Varo. Secretario de la Asociación Amigos de Écija

ÉCIJA CONMEMORA EL DÍA DE SU PATRÓN, SAN PABLO, CON UNA PROCESIÓN VOTIVA

Écija cuenta entre sus glorias la de haber sido evangelizada por el mismo San Pablo. La antigua Astigi, la Écija de hoy, rivalizó con Tarragona en sus recuerdos paulinos. Con tal motivo desde el día 25 de enero de 1963, festividad de la Conversión del Apóstol, se sucedieron los actos conmemorativos del XIX centenario de la llegada a España de San Pablo, Patrón Canónico. La ciudad se engalanó especialmente, respirándose ambiente festivo. Se iniciaron los actos en la Iglesia de Santa Bárbara, por el obispo auxiliar monseñor Cirarda, quien bendijo el nuevo «paso» del Patrón que fue costeado por el Municipio astigitano.

A continuación se organizó la tradicional procesión con la asistencia de autoridades civiles y militares, y del obispo auxiliar, acompañado del clero secular y regular de la ciudad. Figuraban también representaciones de Hermandades de Gloria y Penitencia y la Policía Municipal con uniformes de gran gala. La procesión partió de la Iglesia de Santa Bárbara para tomar la Plaza de España, Más y Prat, Santa Cruz y Almonas, hasta llegar al Convento de San Pablo y Santo Domingo. El templo se encontraba igualmente bellamente exornado yen él tuvo lugar el solemne medio pontifical interpretándose la misa a cuatro voces a mixtas, dirigida por el coadjutor de la Parroquia de Santiago, Ramón González Montaño. Concelebró la solemne misa, Fernando Torralba y García Soria, actuando de subdiácono, el salesiano Antonio Martín Notario; de diácono, Francisco García Gallardo, cura propio de Santiago;subdiácono de honor, FranciscoBegines párroco de San Gil; de presbítero Rogelio Rodríguez Naranjo, asistente al trono, Rafael Rodríguez Remesal, y comentador y organizador de los actos el párroco de la Iglesia de Santa María, EstebanSantos Peña.

Al terminar el Evangelio, el obispo se dirigió a los fieles glosando al Santo Patrón, en la conmemoración del XIX aniversario de la venida a España, y de su estancia en Tarragona y Écija. Seguidamente sedio lectura al documento en el que acredita y relata el milagro del Santo Apóstol. Después de terminado el solemne medio pontifical, nuevamente se organizó la comitiva, que en rogativa, recorrió las calles de la ciudad, para regresar al Templo Bárbara.

Fuente Memoria de una década: Écija, 1960-1969. Juan Méndez Varo

DÍA INTERNACIONAL DE LOS ARCHIVOS

1245El 9 de junio la comunidad archivística celebra el Día Internacional de los Archivos para poner de manifiesto el papel que juegan los archivos y el patrimonio documental que conservan y hacen accesible un testimonio insustituible y fundamental del desarrollo social, político, económico y cultural de la Humanidad.

Con este motivo, el próximo jueves 8 de junio en la Casa de la Provincia, tendrá lugar la actividad que en Andalucía centrará los actos del Día Internacional de los Archivos. La Consejería de Cultura, en colaboración con la Diputación Provincial de Sevilla, el Ayuntamiento de Sevilla, la Fundación de Estudios Sindicales de CCOO-A, la Fundación para el Desarrollo de los Pueblos de Andalucía y la Asociación de Archiveros de Andalucía, ha promovido, aunando recursos, la celebración de una Jornada que tendrá como eje principal la conmemoración del cuadragésimo aniversario de la legalización de los partidos políticos y centrales sindicales en España, y por título: Documentos y archivos de la democracia: 40 años de la legalización de los partidos políticos y organizaciones sindicales en España.

Más información en http://www.juntadeandalucia.es/cultura/archivos/web_es/contenido?id=c0fbe0ca-41e8-11e7-922b-000ae4865a5f y http://wearchivo.dipusevilla.es/archivo/noticias/noticia_3997.html

HOMENAJE A LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA POSGUERRA EL DÍA 22 DE ABRIL EN EL CENTRO CÍVICO TOMÁS Y VALIENTE DE LOS ROSALES (TOCINA)

1218La Asociación Comarcal Pro Memoria Democrática en colaboración con el Excmo. Ayuntamiento de Tocina-Los Rosales celebrará este año sus Jornadas de Memoria Democrática en el Centro Cívico Tomás y Valiente de Los Rosales (Tocina) el sábado 22 de abril a las 18 h.. Estarán dedicadas a reconocer y homenajear a todos los presos políticos de la posguerra en la comarca de la Vega Media del Guadalquivir, en los municipios de Alcalá del Río, La Algaba, Brenes, Burguillos, Cantillana, La Rinconada, Tocina y Villaverde del Río.

Con este acto la Asociación Comarcal Pro Memoria Democrática pretende reconocer y tomar conciencia de la amplitud de la represión franquista y del sufrimiento padecido por los 330 presos y sus familia, de los cuales 18 murieron en prisión o al salir de ella y 5 fueron ejecutados.

Tocina y Los Rosales son las localidades con mayor número de presos: un total de 78, de los que dos encontraron su muerte en la cárcel: Germán Pérez Álvarez, el 19 de septiembre de 1939, y Daniel Martínez Colorado, el 19 de marzo de 1943, y uno fue ejecutado: Juan Rull Moreno, de 27 años, trabajador del campo, el 30 de marzo de 1940 en Sevilla, al ser condenado a la pena de muerte.

La mitad de los presos políticos de esta comarca recibieron condenas superiores a 10 años, de ellos el 14% fueron condenados a reclusión perpetua, y aunque el 18,5% fue absuelto o su causa sobreseída, muchos de ellos fueron enviados a algún Batallón de Trabajo en diversas provincias durante seis o doce meses. Además, casi un tercio de los presos fueron obligados a trabajar como esclavos en el Canal de los Presos y en otras obras públicas fuera de la provincia de Sevilla.

Todos sufrieron un auténtico viacrucis desde su detención o ingreso en campo de concentración hasta los Consejos de Guerra, a los que fueron sometidos, continuando con años de prisión. Una farsa bien montada que ni ellos se creían. Fueron condenados injustamente por razones políticas o ideológicas y acusados de Rebelión Militar, cuando los únicos rebeldes habían sido los militares sublevados contra la legalidad democrática de la Segunda República en 1936. Ellos lo único que habían hecho era defender la libertad y la democracia republicana.

Estas Jornadas de Memoria Democrática, con el homenaje previsto para el próximo día 22 de abril, quieren ser, por tanto, un acto de reconocimiento personal y colectivo de los presos políticos, pues serán citados con nombres y apellidos, y de reparación de las injustas condenas, que deberían ser anuladas por ilegales, dictadas a consecuencia de la brutal represión política de la dictadura franquista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad