HOMENAJE A LOS PRESOS POLÍTICOS DE LA POSGUERRA EL DÍA 22 DE ABRIL EN EL CENTRO CÍVICO TOMÁS Y VALIENTE DE LOS ROSALES (TOCINA)

1218La Asociación Comarcal Pro Memoria Democrática en colaboración con el Excmo. Ayuntamiento de Tocina-Los Rosales celebrará este año sus Jornadas de Memoria Democrática en el Centro Cívico Tomás y Valiente de Los Rosales (Tocina) el sábado 22 de abril a las 18 h.. Estarán dedicadas a reconocer y homenajear a todos los presos políticos de la posguerra en la comarca de la Vega Media del Guadalquivir, en los municipios de Alcalá del Río, La Algaba, Brenes, Burguillos, Cantillana, La Rinconada, Tocina y Villaverde del Río.

Con este acto la Asociación Comarcal Pro Memoria Democrática pretende reconocer y tomar conciencia de la amplitud de la represión franquista y del sufrimiento padecido por los 330 presos y sus familia, de los cuales 18 murieron en prisión o al salir de ella y 5 fueron ejecutados.

Tocina y Los Rosales son las localidades con mayor número de presos: un total de 78, de los que dos encontraron su muerte en la cárcel: Germán Pérez Álvarez, el 19 de septiembre de 1939, y Daniel Martínez Colorado, el 19 de marzo de 1943, y uno fue ejecutado: Juan Rull Moreno, de 27 años, trabajador del campo, el 30 de marzo de 1940 en Sevilla, al ser condenado a la pena de muerte.

La mitad de los presos políticos de esta comarca recibieron condenas superiores a 10 años, de ellos el 14% fueron condenados a reclusión perpetua, y aunque el 18,5% fue absuelto o su causa sobreseída, muchos de ellos fueron enviados a algún Batallón de Trabajo en diversas provincias durante seis o doce meses. Además, casi un tercio de los presos fueron obligados a trabajar como esclavos en el Canal de los Presos y en otras obras públicas fuera de la provincia de Sevilla.

Todos sufrieron un auténtico viacrucis desde su detención o ingreso en campo de concentración hasta los Consejos de Guerra, a los que fueron sometidos, continuando con años de prisión. Una farsa bien montada que ni ellos se creían. Fueron condenados injustamente por razones políticas o ideológicas y acusados de Rebelión Militar, cuando los únicos rebeldes habían sido los militares sublevados contra la legalidad democrática de la Segunda República en 1936. Ellos lo único que habían hecho era defender la libertad y la democracia republicana.

Estas Jornadas de Memoria Democrática, con el homenaje previsto para el próximo día 22 de abril, quieren ser, por tanto, un acto de reconocimiento personal y colectivo de los presos políticos, pues serán citados con nombres y apellidos, y de reparación de las injustas condenas, que deberían ser anuladas por ilegales, dictadas a consecuencia de la brutal represión política de la dictadura franquista.