A lo largo de las 485 páginas de los que consta el libro, García Amador narra los principales acontecimientos ocurridos de los orígenes de nuestra historia y hasta el final de la Transición con una mirada subjetiva, construida con las dosis exactas de lecturas, experiencia y sentido común.

Morón, como la Historia y las sociedades, no son un hecho puntual, sino que constituyen el resultado de todo un proceso, en el cual han intervenido factores históricos, políticos, demográficos, económicos, orográficos, culturales, religiosos¬… El Morón actual no es más que la mezcla de todos estos conceptos rescatando del olvido a personas cuyas vidas, en principio estaban destinadas a pasar por el más tétrico anonimato, las salva para la Historia, consigue con esta obra algo que ni siquiera ellos pretendieron, la eternidad; ya que nadie muere realmente mientras alguien le recuerde. Personas humildes, que para nada fueron conscientes de que estaban construyendo la Historia de Morón.

La necesidad de escribir nuestra historia como parte de nuestra identidad es una urgencia que a gritos clama ser rescatada del olvido, ya que por desconocimiento o tergiversación se pierde inexorablemente en la memoria de nuestros mayores y en archivos vetustos, olvidados en oscuras y húmedas bibliotecas. Y esta obra, Morón: retazos de un pasado no tan lejano recoge todos esos elementos acompañado de más de 300 fotografías que nos adentraran en esta antigua ciudad musulmana que sirvió de Frontera por su situación en la Banda Morisca tras la reconquista en 1240 por las tropas castellanas de Fernando III (El Santo).

La vida sigue su curso, tejiéndose caprichosamente, entrelazando sus senderos, cambiando de color en cada decisión, en cada sentimiento, en cada gesto; hilo de un tapiz infinito que nos mantiene despiertos. Entre las múltiples experiencias que nos permite nuestro mundo emocional se encuentra el sentimiento de nostalgia. Un viaje imposible, pero añorado hacia nuestro pasado.

Tempus Fugit (el tiempo vuelta, decían los latinos), esta reflexión Nuestro autor la aprovecha al máximo, como si cada minuto de su vida valiera su peso en oro. De ahí los excelentes resultados conseguidos hasta ahora por el mismo viajando estos ejemplares por toda la geografía española y puntos de Europa como el Principado de Andorra y Alemania, entre otros.

“La historia, émula del tiempo, depósito de las acciones, testigo de lo pasado, ejemplo y aviso de lo presente y advertencia del porvenir”. (MIGUEL DE CERVANTES).

A %d blogueros les gusta esto: