La Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungríaha acogido este martes en el Salón Carlos III de la sede de la Casa de los Pinelo la Sesión de Recepción como Académico Numerario por la Sección de Música de Pedro Sánchez Núñez. Tras las palabras de bienvenida del presidente, Juan Miguel González Gómez y la lectura del extracto del acta de elección por el secretario general, Fernando Fernández Gómez, Pedro Sánchez leyó su discurso de recepción titulado ‘Pequeña crónica de la Academia: El sillón número 16’, con el que rindió homenaje a ilustres personajes que ocuparon ese sillón con anterioridad, «que no deben caer en el olvido».

Quien fuera nombrado hace veintiséis años correspondiente en Dos Hermanas de esta Real Academia comenzó recordando a la profesora de piano y concertista Pilar Bilbao Iturburu, a quien sucede en el sillón número 16, una de las cuarenta plazas de académicos numerarios. A continuación glosó brevemente la biografía de quienes habían ocupado el sillón número 16 a lo largo de la historia, entre ellos, «militares, abogados, catedráticos, políticos, empresarios, un sacerdote, una futura Santa y prestigiosos músicos». El actual ocupante del número 16 se remontó a Antonio Freyre (1844-1873), que fue el más antiguo titular de esta plaza. Le siguió el bibliófilo, americanista, político y abogado José María Asensio y Toledo (1873-1882), que está considerado uno de los cervantistas más destacados del siglo XIX.

Tras él, recordó a Manuel Bedmar Escudero (1882-1897), catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Sevilla que llegó a ser su rector entre 1890 y 1892 y tras quien esta plaza pasó a ser desempeñada, sucesivamente, por dos empresarios, los hermanos Eduardo Ybarra González (1897-1911) y Tomás Ybarra González (1912-1916), hijos de José María Ybarra Gutiérrez de Cabiedes, primer conde de Ybarra, que formaron, junto a sus demás hermanos, «uno de los grupos empresariales y políticos más influyentes de Sevilla durante el último tercio del siglo XIX y a lo largo del siglo XX».

Entre ambos, Francisco Murillo Herrera (1912), que no llegó a ocupar el sillón por renuncia, fue el creador del prestigioso Laboratorio de Arte de la Universidad de Sevilla en 1907, con obras de los más prestigiosos fotógrafos, desde Laurent a los Beauchy hasta cerca de 130 artistas que dejaron testimonio de las obras más importantes, algunas de ellas ya desaparecidas.

Fuente: https://sevilla.abc.es/cultura/sevi-doce-nombres-ilustres-para-sillon-numero-16-academia-bellas-artes-santa-isabel-hungria-202110192121_noticia.html#vca=rrss-inducido&vmc=abcdesevilla-es&vso=wh&vli=noticia.foto

A %d blogueros les gusta esto: