La Real Parroquia de la Magdalena es la sede canónica de cinco hermandades de la Ciudad, y en el nuevo Museo está previsto en el futuro la exposición de obras pertenecientes o gestionadas por las mismas.

En la jornada de ayer, jueves 22 de octubre de 2020 se inauguró el nuevo museo creado en la Real Parroquia de Santa María Magdalena de Sevilla coincidiendo con la conmemoración anual de la consagración del Templo. Al final de la Santa Misa, que daba comienzo a las 20.00 horas, el Arzobispo de Sevilla Asenjo Pelegrina bendijo este espacio expositivo que se ubica en el coro alto del antiguo convento dominico de San Pablo el Real de Sevilla.

El promotor de este proyecto ha sido el Cura-Párroco de la Magdalena Don Francisco Román, que ha buscado la financiación para la restauración y puesta en valor del coro alto de la Parroquia y coordinado las labores de convertirlo en una sala de exposición permanente, incrementándose con ello la oferta cultural que ofrece la ciudad de Sevilla.

La intervención en los paramentos verticales y en las bóvedas de las naves ubicadas en la zona del coro alto de la Parroquia decoradas con yeserías, aplicaciones de madera y pinturas murales, ha tenido “como finalidad la restauración de los valores estéticos de la decoración, así como la recuperación de este espacio como área expositiva, donde mostrar algunas de las obras de gran interés histórico y artístico que atesoran la Parroquia y sus hermandades”.

“La intervención ha consistido básicamente en:

-Limpieza general y eliminación de los restos de hollín y polvo acumulados e incrustados, durante siglos, en muros y yeserías. En dicha limpieza han dado unos excelentes resultados la aplicación de geles rígidos de Agar Agar.

-Repasado y sellado de todas las grietas de las bóvedas.

-Consolidación de las capas de enlucido de mortero en peligro de desprendimiento.

-Reintegración volumétrica de las pérdidas en las pinturas murales y yeserías.

-Puesta en valor de la reja, facistol, tenebrario, solería y expositores.

Tras la restauración, se puede apreciar la luminosidad de los muros, la blancura de sus yeserías, así como la intensidad de color en los elementos policromados, proporcionándonos una percepción más auténtica de cómo era la iglesia y como quedará  finalmente cuando podamos disfrutar algún día de su restauración integral”. El equipo de la restauración ha estado dirigido por los restauradores Agustín Martín y Antonio Gamero junto con el arquitecto Miguel Ángel López.

Las obras artísticas y los documentos expuestos son de primer orden en la Historia del Arte español con cuadros de Zurbarán, Pacheco, Llanos Valdés,… y documentos originales de Martínez Montañés, Murillo, Roldán, Zurbarán,…

Las obras de arte y documentos que se pueden ver en este museo que abre sus puertas son de primer orden en la Historia del Arte español. El museo se encuentra articulado en tres salas, siendo la central y más grande el propio coro alto de la parroquia. El discurso museológico que se ha empleado no es el definitivo, por lo que en un futuro está previsto que cambien las piezas a exponer, así como la museografía del espacio. La intención principal ahora mismo es exponer la restauración, recuperación y puesta en valor del espacio como contenedor museístico.

El acceso al espacio expositivo se realiza a través de la Capilla que hay a los pies de la nave de la Epístola, donde se encuentra ubicada la pila de bautismo en la que fue bautizado Murillo en 1618, subiendo las escalera, (el único problema que plantea el nuevo Museo es que no tiene ascensor y resulta complicada su visita a personas con dificultad de movilidad). En la primera sala, o Sala del Reloj por encontrarse en ella la maquinaria del antiguo del Convento, se exponen documentos originales representativos de los tres sacramentos recibidos y recogidos documentalmente en la parroquia: El asiento de bautismo de Murillo, las amonestaciones y matrimonio de Francisco Zurbarán y el asiento de la defunción de Martínez Montañés. La selección de los documentos expuestos se debe a la archivera de la parroquia Aurora Ortega López, que en los últimos años ha realizado una gran labor catalogando el riquísimo archivo parroquial  de la Magdalena y poniéndolo en valor, las piezas documentales que se exhiben en esta muestra son bastante acertadas y significativas.

En el coro alto, presidido en el centro por el facistol, se puede ver el antiguo tenebrario del convento de San Pablo, ambos recientemente restaurados. El criterio que se ha seguido a la hora de hacer la selección de pinturas a exponer ha sido el de exhibir obras de autores relevantes y  piezas recientemente restauradas o de nueva adquisición.

Sobre el muro oeste de la instancia se encuentran ubicadas tres importantes obras de Zurbarán, las dos escenas de gran formato pertenecientes a la serie sobre la vida de Santo Domingo de Guzmán, realizadas para el Convento de San Pablo en 1626 y el cuadro de la Exaltación del Santísimo Sacramento.

En el testero norte de la sala se encuentra una Piedad de Escuela sevillana de finales del siglo XVII, recientemente restaurada y la obra de Llanos Valdés de la Alegoría de la Orden Dominica, de en torno a 1670.

En el muro del testero Sur del coro se pueden ver la Virgen del Rosario de Pacheco, La Virgen de la Clemencia obra del siglo XVII restaurada este año por Antonio Gallardo Montesinos y una obra de nueva adquisición recientemente donada a la parroquia, se trata de un interesante oleo sobre lienzo, que aparece en la cartela como obra anónima y que en mi opinión claramente presenta características próximas a la obra de Pacheco, que se ha titulado como Inmaculada con el Niño Jesús.

En la tercera sala que se encuentra sobre la nave del Evangelio de este templo, se exponen documentos originales tan notables como las inscripciones de Pedro Roldán y su familia en el Libro de Padrones de la parroquia, (vecinos de la calle de la Muela, hoy O´Donnell), así como el asiento de bautismo de su hija Isabel Roldán, apadrinada por Juan de Valdés Leal en 1658, también  el asiento de defunción del bordador Manuel María Ariza y Campelo de 1877.

Otro documento notabilísimo expuesto es el libro de reglas de la Hermandad del Rosario, fundada en el Convento de San Pablo por Fray Alonso de Ojeda en 1479, y  que es el segundo libro impreso más antiguo del Mundo, (el libro impreso más antiguo que se conoce se encuentra en la ciudad alemana de Colonia), es un dato este muy sobresaliente pero poco conocido por los sevillanos.

En esta sala se exponen dos varas de acompañamiento de la Hermandad Sacramental de la Magdalena, obra de Fernando Cruz de 1953, así como varias piezas de arte textil como una capa pluvial y un juego de dos dalmáticas con bordados de la primera mitad del siglo XVII o una casulla de finales del siglo XVIII con bordados rococó.

FUENTES:

-Nota de prensa, “Avances de la intervención coro alto (Parroquia de Sta. Mª Magdalena, Sevilla)”, de la Delegación Diocesana de Patrimonio Cultural de la Archidiócesis de Sevilla. Sevilla, agosto de 2020.

-CABEZA GARCÍA, A., FERNÁNDEZ MUÑOZ, P.M., MARTÍNEZ LARA, P.M., RODA PEÑA, J.: Real Parroquia de Santa María Magdalena: Guía breve de su patrimonio artístico. Sevilla, 2017.

Fuente de la noticia: https://elforocofrade.es/portal_cofrade/index.php/2020/10/23/creado-el-museo-de-arte-sacro-de-la-magdalena/

A %d blogueros les gusta esto: