Sevilla, 10 mar (EFE).- Tuvo una vida paralela a la de Cervantes porque peleó en Flandes y Lepanto, sufrió cautiverio de cinco años en Argel y fue preso de la cárcel de Sevilla, pero además sirvió como capitán en Indias. Autor del famoso Cristo de la Expiración del Museo de Sevilla, fue Marcos de Cabrera un escultor del que casi nada se sabía hasta ahora.

Dieciocho documentos -ocho de ellos con la firma del escultor- que no habían sido estudiados hasta ahora han sido hallados en archivos de Sevilla por el investigador José Cabello Núñez, archivero de La Puebla de Cazalla (Sevilla) y especializado en la vida de Miguel de Cervantes, de quien también ha localizado durante los últimos años tres firmas y numerosos documentos que detallan datos biográficos que eran desconocidos del autor de ‘El Quijote’.

Cabello Núñez ha dicho a Efe que Marcos de Cabrera, del que aún se desconocen sus fechas de nacimiento y muerte, se tenían escasos datos biográficos, de modo que hasta mediados del siglo XX se creía que su apellido era Cepeda y su profesión capitán de barco.

Casi todo se desconocía de la vida de Marcos Cabrera pese a ser autor de una de las imágenes más emblemáticas de la Semana Santa de Sevilla, el Cristo de la Expiración de la Hermandad del Museo, del que la leyenda dice que su autor se inspiró en el dibujo de un crucificado de Miguel Ángel -una leyenda que ahora lo es más puesto que los documentos hallados por Cabello Núñez certifican que el escultor estuvo en Flandes y no Italia-.

Los datos hallados por Cabello Núñez muestran al escultor Marcos de Cabrera como un hombre de «ánimo aventurero, imbuido del espíritu e ideal renacentista» y acreditan que fue «capitán y barrachel de campaña» en Flandes y en Cartagena de Indias, donde según testimonio propio sirvió «muchos años a Su Majestad».

Preso en Argel estuvo entre 1558 y 1563 junto a varios cientos de hombres hechos cautivos tras la derrota de Mostaganem (Argelia), durante la expedición que en agosto de 1558 dirigió contra los turcos Martín Alonso Fernández de Córdoba Montemayor, primer conde de Alcaudete y alcaide de Orán.

Formó parte de la plana mayor de los Tercios de Flandes como «capitán y barrachel de campaña», equivalente a un jefe de policía militar del Tercio, encargado de supervisar que se cumplía la disciplina y las condiciones de sanidad e higiene de los soldados, de las prostitutas y de otras gentes que los acompañaban, y tenía bajo sus órdenes a cinco ayudantes a caballo y un verdugo, con la responsabilidad añadida de capturar a los desertores.

Como sucedió con otros ilustres personajes que le fueron contemporáneos, Marcos de Cabrera tuvo, según Cabello Núñez, «una agitada e intensa vida social y mercantil, con continuos cambios de domicilio y participación en diversos negocios y actividades», a resulta de algunas de las cuales pasó una temporada en la Cárcel Real de Sevilla, donde según el investigador podría haber coincidido con Cervantes o Mateo Alemán.

Los documentos hallados por Cabello Núñez sitúan al escultor como padrino de varios bautizos y, en fecha tan tardía como 1616, como testigo de una boda, mientras que en uno fechado en 1593 él mismo declara encontrarse preso en la Cárcel Real de Sevilla por una deuda de 230 ducados.

En otros documentos de 1589 y 1591, Marcos de Cabrera añade al grado de capitán la actividad de mercader, como así figura en varios contratos de adquisición de importantes partidas de joyas, oro y plata para negociar con ellas.

Cabello Núñez publicará próximamente en una revista especializada las conclusiones biográficas que, sobre Marcos de Cabrera, le han proporcionado los documentos hallados en los archivos sevillanos de Indias, de Protocolos Notariales y de la Catedral.

Alfredo Valenzuela

(c) Agencia EFE

Fuente: https://es.noticias.yahoo.com/marcos-cabrera-cervantes-vidas-paralelas-101151736.html

A %d blogueros les gusta esto: