San Diego y Almensilla: Devoción y tradición de un pueblo

0133San Diego de Alcalá nació en el año 1400 en San Nicolás del Puerto (Sevilla), y allí vivió los primeros años de su vida. Como hermano lego franciscano estuvo en el convento de San Francisco de Arrizafa (Córdoba) y en otros lugares como el convento de San Francisco Casa Grande de Sevilla, el convento de la isla de Fuerteventura, los conventos de Sanlucar de Barrameda, Alcalá de Guadaíra, convento de Santa María de Gracia en Pastrana, convento de Ntra. Sra. de la Salceda en Tendilla (Guadalajara), y el convento de Santa María de Jesús en Alcalá de Henares, donde murió el 12 de Noviembre de 1463.

La parte que le corresponde como Patrón del pueblo de Almensilla (Sevilla), se da por vía de la realeza, ya que su cuerpo, una vez muerto, fue utilizado para la curación de varios reyes, bien por enfermedades o accidentes.

Su imagen llegó a Almensilla por una talla realizada en los talleres del Arzobispado Hispalense en el año 1716, y a pesar que en principio la imagen de San Diego fue ignorada por el pueblo, la idea promovida por el párroco Don José Manuel Pérez Muñoz y otros almensilleros, le llevó a la promulgación del patronazgo del pueblo y a la posterior formalización de la actual Fervorosa Hermandad de San Diego.

0134La devoción por San Diego en Almensilla, una vez superadas excesivas trabas para que los almensilleros pudieran realizar lo que actualmente son las romerías y cultos, se ha convertido en un profundo sentir religioso por su Patrón, y goza de la principal representación de identidad de todos aquellos que se consideran almensilleros.

El libro trata de recomponer la historia, hasta ahora desconocida, del motivo por el cual San Diego se introdujo en la vida de Almensilla y sus gentes, para que todo aquel que quiera conocer los orígenes y la evolución de su actual Patrón pueda hacerlo a través de las páginas de este sencillo libro.

El autor, almensillero de nacimiento, se siente muy orgulloso del trabajo realizado y por haber dado a su pueblo una insignificante herencia de conocimiento hacia el que es uno de los más grandes Santos que ha reflejado en su vida valores tan significativos como la humildad y la caridad tan necesarios en nuestra vida.