“FUERO 250 (1767-2017). CONGRESO INTERNACIONAL 250 ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE LAS NUEVAS POBLACIONES DE SIERRA MORENA Y ANDALUCÍA”

1201Tras la experiencia acumulada en los ocho congresos sobre Nuevas Poblaciones celebrados entre 1983 y 2012 y teniendo en cuenta la ocasión especial que brinda este 250 Aniversario del Fuero de las Nuevas Poblaciones, se propone a la comunidad científica la celebración de un Congreso Internacional que permita profundizar en los orígenes y singularidades de esta iniciativa ilustrada para establecer una sociedad agraria modelo en el sur España.

Los objetivos de este encuentro serán los de profundizar en el fenómeno de las colonizaciones agrarias en la Europa del siglo XVIII, con especial atención a las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena y Andalucía; analizar las disposiciones normativas que les dieron origen; estudiar los movimientos migratorios de colonización, tanto a nivel interno en cada país como de carácter internacional; conocer la praxis de estas iniciativas a través del devenir de sus protagonistas; ahondar en el urbanismo colonial, la ocupación del territorio y las manifestaciones artísticas; abordar el papel de la mujer y la unidad familiar en la sociedad colonial; el impacto y repercusión que despertaron en los estamentos y la sociedad en general; así como la trascendencia política, social y cultural del fenómeno colonizador.

VER PROGRAMACIÓN

IV CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DEL VENERABLE ORDEN TERCERO (VOT) DE SAN FRANCISCO CASA GRANDE

1048Con motivo del IV Centenario de la fundación del Venerable orden Tercero (VOT) de San Francisco casa grande está programado un ciclo de conferencias sobre la espiritualidad, historia y patrimonio artístico franciscano entre los meses de octubre y noviembre.

Las conferencias en el mes de octubre son:

Jueves 06: Dª María Teresa Ruíz Barrera, doctora en Historia del Arte.

«Patrimonio artístico de las antiguas Venerables Ordenes Terceras Franciscanas en Sevilla. Panorama actual (1616-2016)»

Jueves 13: D. José Roda Peña, Profesor doctor en Hitoria del Arte

«Santos Franciscanos en la escultura sevillana de los siglos XVI al XVII»

Jueves 20: D. Enrique Valdivieso González, catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla.

«Iconografía de San Francisco en la pintura barroca Sevillana»

Jueves 27: Inter-Franciscana de Andalucía Occidental «Celebración Oración Espíritu de Asís»

Todas las actividades se realizarán a las 19:30 en la Iglesia San Pedro de Alcántara, en la calle Cervantes número 09 en Sevilla.

EL ROCÍO, 6 DE JUNIO DE 1813: FUNDACIÓN DE TRIANA

0368Tal día como hoy, hace doscientos años, comenzó a gestarse el sueño vivificado más bonito que en toda su vida ha tenido Triana: establecer una filial del Rocío en su barrio. Hermosa ensoñación, sí, pero que ha trascendido, sobre todo, como una auténtica realidad monumental dentro de la conformación de la fisonomía identitaria de Sevilla, la ciudad que ha engrandecido su alma, todavía más, gracias a la herencia de las variopintas formas de expresión rociera. Ayudó el Rocío de Triana a introducir una nueva advocación, de modo institucional, en el rico elenco mariológico hispalense y trajo a la metrópolis genuinas acuñaciones piadosas, festivas y estéticas, heredadas de una romería con peregrinación campestre que transcurre por sendas de la baja Andalucía y parajes insólitos de marisma. Ya había un folclorismo en la urbe con anterioridad a su institución, descrito por viajeros de la época, pero el Rocío acercó nuevos cantes y bailes surgidos en los caminos e importó modas ornamentales de otros trajes regionales e indumentarias camperas propias de las caravanas romeras.

Nunca se había analizado con detenimiento qué día fue aquel 6 de junio de 1813 en el que se fundó la hermandad del Rocío de Triana. Valiéndonos de distintas fuentes documentales, hemos podido desentrañar que, curiosamente, era domingo de Pentecostés y que su precursor, el trianero don Francisco Antonio Hernández, fue recibido por la «Primitiva e Ilustre» hermandad de Almonte como cofrade de ella, al tiempo que quedó autorizado para que promoviese la creación de la sevillana. Sintomáticamente, muy pocos días antes había dejado Almonte de pertenecer a la provincia de Sanlúcar de Barrameda, recién disuelta, y había pasado a formar parte de la de Sevilla, en lo civil. En la esfera religiosa ha integrado nuestra Archidiócesis hasta 1953, año en que se erigió la Mitra onubense. Si el 6 de junio es la fecha oficial del nacimiento, tal como declara la «Segunda Memoria de los Primeros hermanos que se le unieron a dn Franco Hernandez» custodiada por la filial, el fundador no podía encontrarse de ningún modo en Triana, sino en la mismísima aldea del Rocío. La ermita fue, por tanto, el excepcional escenario que originariamente acogió el desarrollo de aquel momento cumbre de la histórica jornada en el que Hernández hubo de cumplimentar su entrada como rociero de Almonte –no en vano, las reglas permitían la inscripción de hermanos forasteros–, muy presumiblemente delante de la imagen titular en plenas vísperas de la procesión de la Virgen.

Entre las motivaciones que originaron el establecimiento de la filial, hemos localizado noticias del agradecimiento votivo que muchos sevillanos quisieron manifestarle a la patrona almonteña, en 1808, por la protección milagrosa que dispensó cuando la ciudad padeció los estragos de un cólera tremendamente mortífero. Concurrieron entonces masivamente, en peregrinación, hombres y mujeres de nuestra tierra a El Rocío, hacia donde muchas personas, amantes de la fórmula piadosa y festiva de la romería, habían reorientado sus pasos después de que el Consejo de Castilla suspendiese la de Consolación de Utrera, a raíz de los escándalos que se registraban en ella (1771). La semilla rociera había comenzado a aflorar ya en el arrabal trianero con bastante antelación al Ochocientos, como se prueba con el bautizo de Antonia Juana del Rocío, celebrado el 9 de junio de 1790 en la parroquial de «Señá» Santa Ana, y otros tantos más verificados a lo largo de aquel último decenio del siglo XVIII.

En los años de la invasión francesa, Nuestra Señora del Rocío acrecentó notoriamente su fama. ¿Contribuyó a este hecho la estancia de la imagen en el pueblo de Almonte, donde permaneció resguardada de posibles saqueos y profanación de su ermita a manos de soldados franceses? Lo cierto y verdad es que el tardío Rocío de 1813 pudo celebrarse en la aldea, en medio de una efervescencia piadosa y popular incontenida, después de tanta penuria a causa del sometimiento militar ejercido por las huestes de Napoleón. Se enmarca la creación de la hermanad del Rocío de Triana en unos momentos de posguerra realmente adversos, en los que paradójicamente se suscitó un ambiente nuevo de libertad para la fiesta, promulgado por las Cortes de Cádiz con reflejo en la Constitución doceañista. En aquel contexto, la religiosidad popular encontró un importante reflejo en romerías y procesiones como manifestaciones también de alta significación patriótica. Es bastante revelador que el origen se engendrase algunos meses antes de la proclamación del «Rocío Chico», un popularísimo voto de promesa ofrecido a la Virgen por la villa de Almonte, en agradecimiento por haber salvado a su vecindario de una ofensiva francesa que luego no se consumó de forma providencial, que llegó a constituir un gran revulsivo en la posterior expansión devocional del fenómeno rociero.

Entre los propulsores de la congregación trianera se encontraba el que había sido jefe de guerrilla por la serranía gaditana Pablo Fosao de la Vega, un residente del barrio de Triana que era conocido con el apodo de «trianón». Conocemos que acudió a la ermita, en 1814, con un exvoto para agradecerle a la Virgen el amparo que le había prestado en el transcurso de la contienda. Y soldado combatiente había sido de igual modo el fundador Francisco Hernández, quien se encontraba ausente de su domicilio, entre 1809 y 1812, cuando los franceses entraron a robarle varios enseres pertenecientes al Cachorro, de cuya cofradía era su mayordomo (y en la que también llegó a ser hermano mayor). Este gran devoto del Cristo de la Expiración había nacido en Triana el 6 de febrero de 1772, trabajó desde joven en un tejar de ladrillos situado en la vega, a las espaldas de la calle del Rosario, y contrajo matrimonio en 1790 con la también trianera María del Carmen Tamayo, fundadora de la hermandad junto a su esposo. De todas estas referencias biográficas extraemos que don Francisco contaba con 41 años de edad cuando se involucró en la fundación. Las partidas sacramentales de ambos (bautismos y matrimonio), conservadas en el Archivo de Santa Ana, descartan el supuesto nacimiento de alguno de ellos en Villamanrique de la Condesa, como hasta ahora se había creído. Su dedicación agrícola, especialmente olivarera, junto a la labor artesana de producción de ladrillos, hubo de reportarle a nuestro biografiado un destacado poder adquisitivo. Este matrimonio trianero de cuna compró en 1803 la vivienda de la calle Castilla, marcada con el número 11 de gobierno, cercana a la Alcantarilla de los Ciegos con salida por la trasera al campo y el camino de los tejares de ladrillos, en cuya espaciosa casona de labor ha venido suponiéndose que se produjo la fundación.

Fijándonos en los principales actores de la gestación, concluimos que las familias que inicialmente intervinieron en el proyecto fueron mayormente gente humilde pertenecientes a una misma clase social: artesanos, agricultores, ganaderos, militares, corsarios, corredores y tratantes de ganado, etc. Tras recabar la autorización de Almonte, los rocieros de Triana se afanaron con especial fe en la estructuración orgánica de la entidad, cuyos cargos se designaron en el cabildo celebrado el 9 de enero del siguiente año, aprovisionamiento de insignias y enseres adecuados para el culto romero, así como en la organización logística del primer camino, recorrido a finales de mayo de 1814. Desde entonces, Triana pone las flores con un baile por sevillanas –como evoca la letra de una de las más antiguas– y brilla en el Rocío hermoso como el lucero de la mañana.

(*) JULIO MAYO es Historiador y uno de los autores del estudio histórico que se publicará sobre el Rocío de Triana.

MULTITUDINARIO Y MEMORABLE ACTO DE ASCIL EN LA FUNDACIÓN CRUZCAMPO CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE SU X ANIVERSARIO

0356La Asociación Provincial Sevillana de Cronistas e Investigadores Locales (ASCIL) celebró el pasado viernes 24 de mayo su X Aniversario en el Salón de Actos de la Fundación Cruzcampo totalmente lleno y contando con la presencia de Julio Cuesta, Presidente de la Fundación, Francisco Díaz Morillo, Delegado Territorial de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía, Antonio Luis Galiano, Presidente de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales, representantes de la Universidad de Sevilla, instituciones culturales de la ciudad y la provincia, así como más de un centenar de cronistas e investigadores locales, familiares y amigos.

0357El acto comenzó con las palabras de salutación y bienvenida del Presidente de ASCIL, José Antonio Fílter, quien destacó en su intervención que esta Asociación nace en el año 2003 «con el único objetivo de dignificar la figura de los hombres y mujeres que en los 105 municipios de la provincia, trabajan y se desviven por la investigación local, por la defensa del patrimonio, por el mantenimiento de sus señas de identidad y por mantener viva la memoria colectiva de nuestros pueblos», insistiendo que ASCIL ha propiciado sobretodo «poner cara a esos nombres y apellidos que sólo conocíamos bibliográficamente y en forma de libro».

José Antonio Fílter terminó su alocución agradeciendo a todas las personas e instituciones que a lo largo de estos diez años han hecho posible, de una forma u otra, la realidad de ese hermoso sueño llamado ASCIL.

0358A continuación Manuel García Fernández, Catedrático de Historia Medieval, Cronista Oficial de Carrión de los Céspedes y miembro fundador de ASCIL pronunció una magnifica conferencia titulada «La transcendencia de la historia local» profundizando en la trayectoria de lo que ha supuesto la investigación local y de lo que supone en la actualidad, dentro del contexto de la historia nacional o universal.

0359El coordinador de la Revista Anuario de Estudios Locales ASCIL presentó en dicho acto el número 6 de dicha revista, destacando de ella no sólo los numerosos y variados artículos que contiene sino la calidad científica de los mismos.

0360Una vez presentada dicha revista el Presidente de ASCIL hizo entrega a Carlos F. Nogales del Premio al Concurso a la Investigación Local en la provincia de Sevilla por su obra «La Parroquia de Ntra. Sra. de Consolación de la Villa de Aznalcollar. Historia y Arte».

0361Siguió la intervención del Presidente de la RAECO, Antonio Luis Galiano, a su vez Cronista Oficial de Orihuela, cuna del poeta Miguel Hernández, el cual trasladó a los cronistas e investigadores sevillanos la felicitación y enhorabuena del resto de los cronistas de España, señalando a ASCIL como «un ejemplo para todos los que nos dedicamos a esta ardua labor, muchas veces incomprendida», reiterando que «la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales tiene los ojos puestos en ASCIL con admiración y respeto, sabiendo que serán bien recibidos aquellos que quieran integrarse en la RAECO».
0362Por su parte Francisco Díaz Morillo a lo largo de su intervención apostó por la necesaria figura de los Cronistas e Investigadores Locales en los pueblos y ciudades de nuestra provincia, valorando todo lo que estos aportan, de forma desinteresada y altruista, a la cultura y la puesta en valor del patrimonio cultural y artístico de todos y cada uno de los 105 municipios de la provincia. Acto seguido se proyectó el documental «ASCIL. 10 años comprometidos con la provincia» dirigido y realizado por Fernando García Garcia, responsable de la web «ascil.es», el cuál recibió en forma de fuerte aplauso la felicitación de todo el auditorio.

0363Cerró el acto Julio Cuesta, Presidente de la Fundación Cruzcampo, institución que acogía este importante evento quien, aparte de felicitar a ASCIL por esta conmemoración, destacó que «nuestra primera industria es nuestro pasado, nuestra cultura y nuestro patrimonio».

0364Una vez concluido el acto oficial los asistentes departieron y celebraron este memorable y para muchos inolvidable acontecimiento con un coctel en el que no faltó una buena cerveza Cruzcampo ofrecida generosamente por la Fundación que da nombre a ella.

MULTITUDINARIO Y MEMORABLE ACTO DE ASCIL EN LA FUNDACIÓN CRUZCAMPO CON MOTIVO DE LA CELEBRACIÓN DE SU X ANIVERSARIO

0356La Asociación Provincial Sevillana de Cronistas e Investigadores Locales (ASCIL) celebró el pasado viernes 24 de mayo su X Aniversario en el Salón de Actos de la Fundación Cruzcampo totalmente lleno y contando con la presencia de Julio Cuesta, Presidente de la Fundación, Francisco Díaz Morillo, Delegado Territorial de Educación, Cultura y Deportes de la Junta de Andalucía, Antonio Luis Galiano, Presidente de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales, representantes de la Universidad de Sevilla, instituciones culturales de la ciudad y la provincia, así como más de un centenar de cronistas e investigadores locales, familiares y amigos.

0357El acto comenzó con las palabras de salutación y bienvenida del Presidente de ASCIL, José Antonio Fílter, quien destacó en su intervención que esta Asociación nace en el año 2003 «con el único objetivo de dignificar la figura de los hombres y mujeres que en los 105 municipios de la provincia, trabajan y se desviven por la investigación local, por la defensa del patrimonio, por el mantenimiento de sus señas de identidad y por mantener viva la memoria colectiva de nuestros pueblos», insistiendo que ASCIL ha propiciado sobretodo «poner cara a esos nombres y apellidos que sólo conocíamos bibliográficamente y en forma de libro».

José Antonio Fílter terminó su alocución agradeciendo a todas las personas e instituciones que a lo largo de estos diez años han hecho posible, de una forma u otra, la realidad de ese hermoso sueño llamado ASCIL.

0358A continuación Manuel García Fernández, Catedrático de Historia Medieval, Cronista Oficial de Carrión de los Céspedes y miembro fundador de ASCIL pronunció una magnifica conferencia titulada «La transcendencia de la historia local» profundizando en la trayectoria de lo que ha supuesto la investigación local y de lo que supone en la actualidad, dentro del contexto de la historia nacional o universal.

0359El coordinador de la Revista Anuario de Estudios Locales ASCIL presentó en dicho acto el número 6 de dicha revista, destacando de ella no sólo los numerosos y variados artículos que contiene sino la calidad científica de los mismos.

0360Una vez presentada dicha revista el Presidente de ASCIL hizo entrega a Carlos F. Nogales del Premio al Concurso a la Investigación Local en la provincia de Sevilla por su obra «La Parroquia de Ntra. Sra. de Consolación de la Villa de Aznalcollar. Historia y Arte».

0361Siguió la intervención del Presidente de la RAECO, Antonio Luis Galiano, a su vez Cronista Oficial de Orihuela, cuna del poeta Miguel Hernández, el cual trasladó a los cronistas e investigadores sevillanos la felicitación y enhorabuena del resto de los cronistas de España, señalando a ASCIL como «un ejemplo para todos los que nos dedicamos a esta ardua labor, muchas veces incomprendida», reiterando que «la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales tiene los ojos puestos en ASCIL con admiración y respeto, sabiendo que serán bien recibidos aquellos que quieran integrarse en la RAECO».
0362Por su parte Francisco Díaz Morillo a lo largo de su intervención apostó por la necesaria figura de los Cronistas e Investigadores Locales en los pueblos y ciudades de nuestra provincia, valorando todo lo que estos aportan, de forma desinteresada y altruista, a la cultura y la puesta en valor del patrimonio cultural y artístico de todos y cada uno de los 105 municipios de la provincia. Acto seguido se proyectó el documental «ASCIL. 10 años comprometidos con la provincia» dirigido y realizado por Fernando García Garcia, responsable de la web «ascil.es», el cuál recibió en forma de fuerte aplauso la felicitación de todo el auditorio.

0363Cerró el acto Julio Cuesta, Presidente de la Fundación Cruzcampo, institución que acogía este importante evento quien, aparte de felicitar a ASCIL por esta conmemoración, destacó que «nuestra primera industria es nuestro pasado, nuestra cultura y nuestro patrimonio».

0364Una vez concluido el acto oficial los asistentes departieron y celebraron este memorable y para muchos inolvidable acontecimiento con un coctel en el que no faltó una buena cerveza Cruzcampo ofrecida generosamente por la Fundación que da nombre a ella.