XIII Actas Jornadas de Historia sobre la Provincia de Sevilla

XIII JORNADAS DE HISTORIA Y PATRIMONIO SOBRE LA PROVINCIA DE SEVILLA
“Las órdenes religiosas y militares en la provincia de Sevilla (siglos XIII-XX)”

CARMONA
29 de octubre de 2016

SALUDA
Rocío Sutil Domínguez

PRESENTACIÓN
José Antonio Filter Rodríguez

INTRODUCCIÓN
Manuel García Fernández / Joaquín Octavio Prieto Pérez

  • CONFERENCIA INAUGURAL

    – Las órdenes religiosas y militares en la provincia de Sevilla, (siglos XIII-XX)
    Manuel Martín Riego

 

  • COMUNICACIONES

    ÓRDENES MILITARES

    – Luchana: Un enclave calatravo en la Vega de Mayrena
    Eusebio M. Puerto Pérez

    – El camino de la frontera
    Antonio Céspedes Mimbrero

    – Pedrera bajo el dominio santiaguista
    Adela Estudillo Gómez

    – La orden militar de Alcántara en el Reino de Sevilla en el siglo XIII
    José María Alcántara Valle

    – Señoríos, órdenes militares y religiosas en el territorio Aljarafe-Doñana
    Manuel Zurita Chacón

    – Carrión de los Ajos. Una villa de la Orden Calatrava en el Aljarafe sevillano (1334-1576)
    Bartolomé Miranda Díaz

    – Propuesta metodológica para la localización y estudio del repertorio litúrgico-musical perteneciente a una orden militar hispánica
    Ángel Páez Ayala

    – De la cueva de Cholones a Martínez Barrios. Problemática sobre la supervivencia de algunos elementos rituales de la caballería medieval en la masonería
    Juan Antonio Palomo Dávalo

    – Presencia de las órdenes religiosas y militares en la heráldica municipal de la provincia de Sevilla
    Antonio Cordero Ponce de León

    – Las órdenes militares y la frontera de Sevilla: Los señoríos de abadengo en la banda morisca
    Juan Diego Mata Morillas

    – Un templo santiaguista en las marismas azules: La primitiva Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena de Villamanrique de la Condesa
    Rafael Martínez Bueno

    – Santiago Apóstol (el Mayor) en Estepa: 750 años de la Encomienda Santiaguista Estepeña (1267-2017)
    Ezequiel A. Díaz Fernández

    ÓRDENES RELIGIOSAS

    – Noticias de conventos carmonenses masculinos en el siglo XIX
    Isidro Díaz Jiménez

    – Reflejo de la religiosidad sevillana en el callejero sevillano
    Clara Luisa Ortiz Canalejo

    – El foco erasmista de San Isidoro del Campo (Santiponce) a la luz de la novela “Memoria de cenizas” de Eva Díaz Pérez
    Adela Mariscal Galeano

    – Fray Francisco de San Buenaventura Tejada, segundo fundador del Convento de Ntra. Sra. de Loreto y evangelizador de Nueva España
    Francisco Amores Martínez

    – La conservación del patrimonio histórico artístico de la Iglesia del Convento de San Francisco de Cantillana
    Yedra María García Sánchez

    – Enterramientos nobiliarios y órdenes religiosas en la provincia de Sevilla durante la Edad Moderna: Los Ponce de León y Marchena
    Jesús Suárez Arévalo

    – Representación y simbolismo mercedario: La obra de Francisco de Zurbarán en el antiguo Convento de Ntra. Sra. de la Merced Calzada de Sevilla
    Laura Farias Muñoz

    -Los efectos de las revueltas del siglo XIX en el patrimonio histórico artístico del Convento de Santa Inés de Sevilla
    Estefanía Medina Muñoz

    – El Convento de Santa Clara de Carmona
    José María Miura Andrades/José María Carmona Domínguez

    – Presencia de la Comunidad Marista en Villanueva del Río y Minas
    José Hinojo de la Rosa

    – La IV Condesa de Castellar, promotora de la Merced Descalza: El Convento de El Viso, según su primera descripción
    Ángel Martín Roldán

    – El acta de bautismo de Santa Ángela de la Cruz. Análisis del documento
    Victoria Hernández Segura

    – El Convento de la Victoria, el Retablo Mayor de la Iglesia de San Jacinto y algunas cosas más
    Isidro Díaz Jiménez

    – Órdenes religiosas y piedad popular en la Alcalá de Guadaira del siglo XVIII
    Javier Jiménez Rodríguez

    – Noticias sobre el patrimonio artístico de raíz mercedaria conservado en la provincia de Sevilla
    María Teresa Ruiz Barrera

    – La estancia de la Congregación de Dominicas Concepcionistas en Castilleja de la Cuesta (1626-1634)
    Juan Prieto Gordillo

    – Patrimonio artístico desamortizado del Convento de Nuestra Señora de la Victoria de franciscanos mínimos de Osuna (1835)
    Ana María Cabello Ruda

    – Paz, libertad y misericordia en unas manos atadas. El Cautivo de la iglesia sevillana de San Idelfonso y el carisma de la Orden Trinitaria
    José Gámez Martín

    – Nobleza y fundaciones conventuales franciscanas en la Vega sevillana
    Manuel Morales Morales

    – Arte y arquitectura en el Convento de Mercedarios Descalzos del Corpus Christi en El Viso del Alcor
    José Ángel Campillo de los Santos

    – La reforma de la Orden de la Merced y la fundación de los primeros conventos de Mercedarios Descalzos
    Marco Antonio Campillo de los Santos

    – A propósito de Santa Verania: Mujer, monja y fundadora
    Isabel María González Muñoz

    – La beata Juana de Cristo: Del escándalo a la santidad
    Francisco J. González Fernández

    – La fundación del colegio mercedario de San Laureano de Sevilla
    Pablo Alberto Mestre Navas

    – El convento franciscano de Madre de Dios de Osuna. Notas para su historia en el siglo XIX (1809-1832)
    Jorge Alberto Jordán Fernández

    MISCELÁNEA

    – La colección de láminas de cobre de la Catedral de Sevilla
    Rosa Salazar Fernández

XII Actas Jornadas de Historia sobre la Provincia de Sevilla

XII JORNADAS DE HISTORIA Y PATRIMONIO SOBRE LA PROVINCIA DE SEVILLA
“Los grupos no privilegiados en la provincia de Sevilla a lo largo de la historia. (Siglos XV-XX)”ACTAS

ARAHAL
24 de octubre de 2015

Í N D I C E

PRESENTACIÓN
José Antonio Filter

INTRODUCCIÓN
Joaquín Octavio Prieto Pérez

  • PONENCIAS

    – Los grupos no privilegiados en la sociedad sevillana del Antiguo Régimen
    Juan José Iglesias Rodríguez

 

  • COMUNICACIONES

    – Sin noticias del pueblo llano: Carrión de los Céspedes (Sevilla), siglos XVI-XX
    Adela Mariscal Galeano– Esclavos en Arahal
    Antonio Nieto Vega

    – Las malas condiciones de vida de los presos pobres de la cárcel Real de Sevilla entre los siglos XVIII y XIX
    Carlos Núñez del Pino

    – Las casas de vecinos de los años cuarenta y cincuenta, reflejo de la marginalidad en la posguerra sevillana
    Clara Ortíz Canalejo

    – La disolución del régimen señorial en la villa de Mayrena del Alcor: reinvindicación del Concejo
    Eusebio M. Pérez Puerto

    – Algunas referencias documentales sobre conocidos bandoleros de Estepa y su comarca
    Ezequiel A. Díaz Fernández

    – Contribución al estudio de las raíces históricas del minifundismo en la villa aljarafeña de Umbrete
    Francisco Amores Martínez

    – “De sevilla a nueva España: Juan Leonardo Malo Manrique, mercader de libros”
    Francisco Javier Gutiérrez Núñez

    – Rebelión en las tablas. La “lucha social” en los textos de dramaturgos sevillanos del siglo XIX
    Isabel M.ª González Muñoz

    – Notas sobre la vida en las clausuras sevillanas en el Siglo XVIII
    Isidro Díaz Jiménez

    – Una huelga política y revolucionaria: Herrera 1932
    Encarnación Escalera Pérez / Joaquín Octavio Prieto Pérez

    – Conflictividad social en Arahal en la segunda mitad del siglo XIX
    Joaquín Ramón Pérez Buzón

    – En los márgenes de la vida religiosa ortodoxa: Los ermitaños de San Pablo de la Breña en morón de la Frontera (1749)
    Jorge Alberto Jordán Fernández

    – La casa del jornalero como exponente socioeconómico
    José Ángel Campillo de los Santos

    – Miguel Mañara, la Hermandad de la Santa Caridad y el deber de enterrar a los muertos. La virtud de la misericordia en la Sevilla del siglo XVII
    José Gámez Martín

    – La huelga del año 1899 en “Las Minas de la Reunión” de Villanueva del Río y Minas
    José Hinojo de la Rosa

    – Estudiantes de Morón en el “Colegio Mayor de Santa María de Jesús, Estudio General y Universidad de Sevilla” durante la Edad Moderna
    José María Alcántara Valle

    – La conflictividad socio-laboral en Carmona a fines del Antiguo Régimen
    José Manuel Navarro Domínguez

    – Las duras condiciones de vida de los trabajadores en la comarca de los Alcores a fines del Antiguo Régimen
    José Manuel Navarro Domínguez

    – Al servicio de los privilegiados: la servidumbre en los padrones de Écija de 1793
    Juan Crespillo López

    – Sobre la sublevación demócrata de 1857 en Arahal. Aproximación bibliográfica
    Juan Diego Mata Marchena

    – Los mudéjares y la frontera de Sevilla: la revuelta general de 1264-1266
    Juan Diego Mata Morillas

    – Las causas del bandolerismo en la provincia de Sevilla
    Manuel Gavira Mateos / Carmen Gavira Gómez

    – Marginación y propiedad en el territorio de Doñana
    Manuel Zurita Chacón

    – Los marginados en el Viso de los siglos XV y XVI: Jornaleros, mendigos, mujeres y esclavos
    Marco Antonio Campillo de los Santos

    – Núcleos de chozas en la Vega Media del Guadalquivir durante la dictadura franquista
    Ramón Barragán Reina

    – La colección de exvotos de la Ermita de San Benito Abad. Castilblanco de los Arroyos (Sevilla)
    Yedra María García Sánchez

LA VISITA DE FELIPE V EN 1730 AL GRAN PODER POR LA EPIFANÍA

El primer Borbón, durante el llamado «Lustro real en Sevilla», se postró ante el Señor de Sevilla el 6 de enero de 1730

Entre los poderes milagrosos del «Divino Leproso» figuran también todas las gracias reportadas a reyes como Felipe V. En el apretado programa de actos oficiales que desarrolló el primer Borbón en el trono de España cuando convirtió a Sevilla en capital y corte durante el llamado «Lustro real», el monarca estipuló visitar al Señor el 6 de enero de 1730, fiesta de los Reyes. Después de inaugurar el año con unas jornadas de cacería en la Sierra Norte sevillana, Felipe V regresó el 5 de enero al Alcázar, en cuyo palacio real se hallaba establecido, junto a su esposa, Isabel de Farnesio, sus hijos y la corte que le acompañó aquí en Sevilla, de forma permanente, entre 1729 y 1733. Curiosamente, el Nazareno del Gran Poder ya había salido de forma extraordinaria en 1706 en acción de gracias por el «buen suceso» del propio Felipe V en la guerra librada para acceder al trono. Esta visita real se interpreta como el agradecimiento del monarca católico al Gran Poder por la lealtad institucional que la ciudad le dispensó a lo largo de su carrera sucesoria, así como el reconocimiento también hacia algunos de los cofrades de la hermandad más allegados a los gremios del comercio, de los que recibió gran apoyo. El encuentro de Felipe V con el Gran Poder terminó insertando al Señor de Sevilla entre las imágenes del devocionario particular de los reyes, y consagrándolo como una de las efigies más prestigiosas del Barroco.

Era la primera navidad en que la corte borbónica residía en Sevilla, y en la Capilla Real de la Catedral no existía aún la tribuna desde la que los reyes honrarían a la Virgen de los Reyes cada 6 de enero. En esta ocasión iban a visitar al Gran Poder. El séquito real se puso en marcha hasta la parroquia de San Lorenzo, donde se veneraban los titulares de la hermandad en una capilla recién remozada, y bien equipada con hermoso altar y meritorios enseres. Vestidos de gala los miembros de la familia real, se postraron ante la impresionante representación de Jesús con la cruz a cuestas, la antigua dolorosa del Traspaso y San Juan Evangelista. Ya los habían contemplado en la Semana Santa de 1729, al paso de la cofradía por la plaza de San Francisco, en la tarde del Jueves Santo, que era el día de su estación penitencial.

El ritual de la incorporación del rey como hermano distinguido de la hermandad del Gran Poder se cumplimentó con el juramento solemne de las reglas, en el transcurso de una ceremonia de gran boato, después de que el monarca hubiese notificado su decisión de ingresar como cofrade a la corporación municipal y al cabildo de la catedral. Acompañaba al rey el cardenal Borja, vicario general de los ejércitos reales, quien, precisamente, el día anterior había bendecido los estandartes de las tres compañías de guardias de corps.

Llamaba especialmente el protagonismo excesivo que acaparaba en todos los actos la reina, doña Isabel de Farnesio, ante las limitaciones de un rey un tanto excéntrico. Si bien, el vecindario se embelesaba con las infantas, los infantes y el príncipe de Asturias, futuro rey Carlos III, a quienes veían discurrir con frecuencia por el paseo de la Alameda de Hércules.

En documentos de inicios del siglo XVIII, la hermandad se hace llamar ya de «Jesús del Gran Poder». Consta así cuando arribó a la parroquia de San Lorenzo el 16 de abril de 1703, a la luz de aportaciones documentales reveladas por Ramón Cañizares. Constan estrechos vínculos de algunos hombres dedicados a negocios de ultramar. El indiano Francisco Javier Costilla, mandó dinero desde América, en donde el Gran Poder había llegado a alcanzar una trascendencia universal. Solo un año después de la visita regia, en 1731, la gran influencia de algún cofrade suyo propició que la capilla del Señor, ubicada en San Lorenzo, quedase agregada temporalmente a la basílica de San Juan de Letrán.

Aquella insólita estampa de la adoración del primer rey Borbón al Gran Poder se asemejó, en cierta forma, a la rendida por los Reyes Magos al Niño de Dios en Belén. Felipe V pretendía afianzar su autoridad. Según la mentalidad de la época, quien verdadera y únicamente podía otorgársela al monarca era la divinidad. Y en Sevilla, Dios es el Gran Poder.

Epifanía del Señor

En el Archivo Histórico Nacional de Madrid se conservan las reglas que elaboró el mayordomo don Tomás Díaz de Benjumea, encuadernadas en terciopelo rojo, y aprobadas por la autoridad eclesiástica en 1724. Hace bastantes años, las estudió el profesor Antonio José López Gutiérrez. Advirtió que, entre los pasajes de los evangelios, figura el de la adoración de los Reyes, según San Mateo. Este texto sagrado cumple dentro de las reglas una clara función litúrgica, enfocada al uso de algún tipo de culto. Es posible, por tanto, que la hermandad celebrase ya la festividad de la Epifanía en aquellos años iniciales del setecientos, de algún modo u otro. Aunque tampoco tiene nada de extraño que la conmemorase desde mucho antes. Casi todo el cuerpo textual de las reglas de 1724 fue tomado de otras anteriores, fechadas en 1587 y 1570 respectivamente. En aquellos años finales del siglo XVI la cofradía de sangre del Traspaso residía en el convento franciscano del Valle, actual santuario de los Gitanos, cuando ni tan siquiera Juan de Mesa había tallado su actual titular en 1620. En el transcurso del siglo XVIII fue concretándose el nacimiento de la novena, alrededor de la solemnidad de la Epifanía.

Fuente: https://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/la-visita-felipe-v-1730-al-gran-poder-la-epifania-138956-1546970601.html

DOÑANA Y SU ENTORNO COMO ZONA PATRIMONIAL: CONDADO Y MARISMA

El objetivo principal de este trabajo será el de reunir en una publicación a especialistas de diferentes disciplinas (historia, arte, antropología, arquitectura, geografía, patrimonio natural, etc ) que se hayan ocupado de un enclave patrimonial en concurren un Parque Nacional, Reserva de la Biosfera ( Doñana ), un
centro de culto supranacional (la Aldea de El Rocío) y una comarca singularizada por su barroco (el Condado de Huelva), bien desde la óptica patrimonial legislativa y metodológica como desde el punto de vista paisajístico, natural, artístico, arquitectónico, identitario y devocional. Se pretende así generar un
texto en el que confluyan las múltiples perspectivas mencionadas, dividido por temáticas que tengan como eje central este espacio de alta riqueza natural
y cultural. Se trata de penetrar en las entrañas de Doñana y mostrarlas junto a la tierra llana de Huelva y su Condado, amén de las relaciones entre ambos
territorios, unidos históricamente por un potente punto de encuentro: la Aldea del Rocío.