EL AYUNTAMIENTO DE FUENTES DE ANDALUCÍA CONVOCARÁ MOVILIZACIONES EN DEFENSA DEL PATRIMONIO

El Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía junto al tejido social del municipio convocará movilizaciones en defensa del patrimonio para evitar la destrucción del artesonado del edificio histórico de la Casa Consistorial

Desde los inicios el Ayuntamiento ha mantenido un punto de discordancia con la solución adoptada en el Proyecto de Ejecución redactado, en relación con el tratamiento dado al forjado sobre el acceso al edificio histórico y la sala destinada en planta baja a Salón de Pleno, la cual se convertirá en el lugar de mayor solemnidad y decoro institucional de todo el edificio.

El artesonado o forjado al cual nos referimos es un elemento constructivo singular ya que se trata del “único forja o de viguería vista formada por escuadrías acanaladas que entregan en los paramentos sobre canes de madera de igual sección contando con alfarjías y tablazón también de madera”, según se describe en el propio proyecto. En el propio estudio histórico del dicho proyecto se recomienda la ejecución de un estudio paramental de dicho forjado, el cual desde la dirección facultativa han obviado además de no especificarse u valor el artesonado en el informe vinculante frente a la Comisión de Patrimonio.

A estos defectos de formas le une la intransigencia, por parte de la dirección facultativa y la Junta de Andalucía, en relación a las soluciones planteadas por parte del consistorio fontaniego, al que le pertenece la propiedad del bien.

La solución planteada por el Ayuntamiento de Fuentes de Andalucía pretende el mantenimiento del forjado del edificio de la Casa Consistorial fontaniega para su permanencia en el mismo una vez finalicen las obras correspondientes del proyecto en ejecución de rehabilitación del edificio.

La Oficina Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento ha conseguido dar viabilidad técnica a través de la elaboración de una propuesta de solución alternativa para mantener la conservación del artesonado. Esta propuesta no supone aumento del presupuesto. Además esta solución alternativa desde el punto de vista administrativo es perfectamente asumible a pesar de que las obras vienen financiada por fondos FEDER.

El alcalde de la localidad, Francisco J. Martínez, ha solicitado una reunión a la consejera para tratar este asunto, sin haber obtenido respuesta ni contestación alguna tras más de tres semanas. Por ello, desde el consistorio se ha hecho un llamamiento al tejido social en defensa del patrimonio, para impedir que este forjado que pertenece a la historia del edificio y, por tanto de su población, sea eliminado como pretende Eddea A.T. S.L.P., empresa que lleva la dirección facultativa del proyecto encargado por la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía.

Por esto último, el tejido social del municipio considera la propuesta de conservar el artesonado como una defensa de la idiosincrasia y la arquitectura tradicional del municipio y convocará movilizaciones ante la amenaza de destrucción del artesonado

El Alcalde de Fuentes de Andalucía, considera que «el patrimonio de nuestro pueblo está siendo ninguneado por la dirección facultativa con el beneplácito de la Junta de Andalucía. La solución planteada por el Ayuntamiento a la Junta para la conservación del artesonado posee, en todo momento, viabilidad técnica, económica y administrativa” añade el regidor.

“No nos han querido escuchar nunca porque creían que con las maquinas en obra ya no habría vuelta atrás, pero se equivocan: mantendremos la movilización el tiempo que sea necesario hasta garantizar la conservación del artesonado», matiza.

«La consejera presumió de activar el proyecto de rehabilitación del ayuntamiento, el cual llevaba más de 13 años en un cajón, por lo que en estos momentos no creo que permita que la destrucción de patrimonio con casi 250 años de historia”, enfatiza. El alcalde fontaniego confía en que “la consejera interfiera para corregir la intención de eliminar el artesonado por parte de la dirección facultativa».

.

EL NOMENCLÁTOR DEL VIARIO URBANO DE LA CIUDAD DE ÉCIJA

En 1816 el Duque del Infantado, presidente del Consejo Real de paso para Cádiz hizo escala en Écija, ordenando al corregidor que procediera a la inmediata división de la ciudad en cuatro cuarteles y dieciséis barrios en atención a ser Écija “una de las primeras y más populosas ciudades de Andalucía, y aun del Reyno”.

Según el historiador Juan María Garay y Conde,  en su libro Breves Apuntes históricos descriptivos de la ciudad de Écija, (Imprenta Manuel Salgado) Hasta esa fecha, la nomenclatura de las calles era tradicional y tan confusa que algunas solían  conocerse  por tres y más nombres; así es que la que hoy se denomina de Caballeros, se conocía por éste nombre y además por los de Arco Real del Puente, Misericordia y Juan de Perea y  otras no había azulejos que la designasen. La mal  numeración de las casas era debido a los económicos efectos de una brocha mojada en almagre.

Por fin el referido año 1816 se dividió la ciudad en 4 Cuarteles y cada uno de estos en 4 barrios estableciendo otros tantos alcaldes que ayudasen a la autoridad, llevando a efecto sus disposiciones y bandos de buen gobierno. Se sincoparon los larguísimos nombres de varias calles y se pusieron azulejos que designasen no solo aquellos a la numeración de casas sino también las parroquias, conventos, hospitales y demás edificios públicos y la situación de cada cuartel con sus barrios y se les da nombre oficial a las calles y plazas, colocándose losillas y azulejos en la entrada y salida de cada calle con el nombre de Cuartel, el barrio y calle, poniéndose igualmente número a cada casa.

Hoy en 2020 hace falta otra orden pues un buen número de calles tienen mutilado los nombres  al haberse desprendido más de una letra, lo que hace a veces tener que descifrar un jeroglífico. A todo ello se le añaden el cruce indiscriminado del cableado  de las compañías tanto de electricidad como la de telefonía. Tal es el caso de la calle Vélez de Guevara, calle que se rotula a uno de los más destacados dramaturgos y novelistas. Pero no solo ocurre con la calle dedicada a uno de los hijos mas ilustres de la ciudad,  también presentan un estado lamentable las calles Tarancon,  Cristo de Confalón, etc.  Y a veces no solo es el cableado el que oculta el rótulo de la vía como es el caso de la Plazuela de  Quintana, sino a la céntrica calle Doctrina le han brotado jaramagos y, así lleva años, ante la pasividad de las autoridades competentes.

Juan Méndez Varo
Asociación Amigos de Ecija

POSTALES DE LA PROVINCIA DE SEVILLA EN LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XX


El Castillo de Utrera, una de las postales de la provincia editadas por Diputación de Sevilla. / M. G.

La Diputación de Sevilla, través del Servicio de Archivo y Publicaciones de su Área de Cultura y Ciudadanía, ha editado una colección de postales de la provincia que reproducen algunos de los documentos fotográficos de sus fondos documentales, fechadas en su mayoría en la primera mitad del siglo XX, y entre cuyos autores figuran diversos fotógrafos, como: Kaulak, Alfonso, Amadeo, Calvache, Franzen o el prestigioso fotoperiodista sevillano Juan José Serrano.

Se trata de un álbum de postales que recoge fotografías conservadas en el Archivo de la Diputación de Sevilla, de temáticas diversas y que se han agrupado en seis motivos: antiguos hospitales y centros asistenciales sevillanos dependientes de la Diputación; la Sociedad de Amigos del Arte; el antiguo Cuartel de Caballería de Sevilla, actual Sede de la Diputación, y la provincia en 1910 y 1959.

«En la Diputación, nos ha interesado siempre poner en valor nuestro Archivo, por supuesto, por la necesaria atención presencial o a distancia a los investigadores y usuarios», afirma el diputado provincial de Cultura y Ciudadanía, Alejandro Moyano. «Pero, sobre todo, como garante de la custodia y conservación de un patrimonio documental que, en definitiva, es la memoria de la historia de la provincia y de cada uno de nosotros. Poner a disposición de la ciudadanía este patrimonio documental es también nuestra forma de celebrar el Día Internacional de los Archivos», añade.

Hospitales y centros asistenciales

Carmona en la primera mitad del siglo XX. Plaza del Príncipe de Vergara. / M. G.

 

La Diputación de Sevilla asumió en 1868 las competencias sobre la beneficencia pública hasta entonces ejercida fundamentalmente por la Iglesia, hermandades, cofradías y patronatos privados. Con ello pasó a gestionar los antiguos hospitales y centros asistenciales existentes en Sevilla, tanto el personal como los edificios además de sus fondos documentales, que se integran en la actualidad en el Archivo de la Diputación. En algunos casos estas instituciones funcionaron hasta las últimas décadas del siglo XX, remontándose sus orígenes a los siglos XIV-XVI.

Las fotografías que se reproducen en las postales corresponden a una colección conservada en el Archivo de la Diputación, fechada en 1929. Este año, coincidiendo con los importantes eventos que tuvieron lugar en Sevilla con ocasión de la Exposición Iberoamericana, la Diputación organizó una serie de actos conmemorativos como fue la III Asamblea de Diputaciones (12 al 25 de octubre) y la inauguración de la sede de su Casa Palacio, en la Plaza del Triunfo.

Con tal motivo se encargó la confección de dos magníficos libros que recogen un extraordinario y amplio reportaje fotográfico, de los Hospitales de las Cinco Llagas, San Lázaro y Miraflores, por una parte y de la Casa Cuna, el Hospicio Provincial y el Hospital del Pozo Santo, por otra, con la clara finalidad de dar difusión a los logros conseguidos por la Institución Provincial en materia de sanidad pública y asistencia social.

Son dos libros de un gran valor testimonial, pero también en sí mismos como objetos de arte y como bienes patrimoniales, por lo inusual y extraordinario de su realización. Aunque se desconoce quién fue el autor de las fotografías, se pueden atribuir a Juan José Serrano (1888-1969), reconocido y prestigioso reportero de Sevilla.

 

Estepa. Iglesia de Santa María. / M. G.

 

Sociedad de Amigos del Arte

Se incluyen fotografías realizadas por diversos fotógrafos como Kaulak, Alfonso, Amadeo, Calvache o Franzen, de personajes relacionados con las artes escénicas de principios del siglo XX (actores, actrices, escritores, músicos y cantantes líricos) dedicadas, la mayoría de ellas, a la Sociedad Española de Amigos del Arte y, en algunos casos, a la Sociedad Española de Amigos del Arte de Sevilla o a la Sociedad Sevillana de Amigos del Arte. Las dedicatorias están fechadas entre 1912 y 1918.

Las fotografías reproducidas en las postales corresponden a los siguientes personajes: Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, Jacinto Benavente, Luis Echegaray, Elena Gil López, María Guerrero y Consuelo Mayendía.

La provincia en 1910

Se trata de una selección de ilustraciones publicadas en la edición facsímil realizada en 2005 de la obra Portfolio fotográfico de España. Andalucía, Provincia de Sevilla, que se publicó en 1910 y que se conserva en la biblioteca de la Casa de la Provincia de la Diputación. Las fotografías reproducidas en el Portfolio recogen aspectos muy diversos de Sevilla capital y de 38 de los pueblos de la provincia, a principios del siglo XX: vistas generales, monumentos destacables, iglesias, restos arqueológicos, castillos, fuentes públicas, etc.

Las postales corresponden a: la Calle Cánovas de Fuentes de Andalucía; la Plaza de Príncipe de Vergara, de Carmona; la Calle de las Monjas, de Cazalla de la Sierra; la Iglesia de Santa María, de Estepa; el Puente del Churre, de Lora del Río y el Castillo, de Utrera.

Guillena. Casa Ayuntamiento. / M. G.

 

La provincia en 1959

En el Archivo de la Diputación de Sevilla se conserva un raro ejemplar bibliográfico, cuyo contenido, principalmente gráfico, nos permite conocer y tener una visión general de la provincia de Sevilla en el año 1959. El libro lleva por título XX años de paz en el Movimiento Nacional bajo el mando de Franco. Sevilla 1939-1959, y fue editado e impreso en la Imprenta de la Diputación sevillana, con un evidente carácter propagandístico del régimen de Franco, ensalzando sus logros en los veinte años desde el final de la Guerra Civil.

A lo largo de las páginas del libro se exponen, en cifras y en imágenes, las inversiones llevadas a cabo, sobre todo en obras públicas, en toda la provincia de Sevilla por las diversas administraciones y empresas públicas. Aun siendo conscientes de que la presentación de los datos sea sectaria y poco objetiva, tiene un incalculable valor documental e historiográfico.

Se han seleccionado para su publicación en postales los siguientes pueblos: la Casa del Ayuntamiento, de Guillena; el Grupo Escolar Elio Antonio de Nebrija, de Lebrija; la pavimentación de la calle José Antonio Primo de Rivera, de La Puebla del Río; el Mercado de Abastos, de Brenes; la Factoría del Servicio del Cáñamo, en La Rinconada, y la Casa Ayuntamiento y Mercado de Abastos, de Villanueva del Ariscal.

Actual sede de la Diputación de Sevilla. Antiguo Cuartel de Caballería 1904

Las imágenes reproducidas en estas postales corresponden al antiguo Cuartel de Caballería de Sevilla, en cuyas dependencias tiene en la actualidad la Diputación de Sevilla la sede de sus oficinas administrativas. Proceden de un Álbum de Regimiento de Cazadores de Caballería Alfonso XII, nº 21, datado en 1904, conservado en el Museo del Ejército que autorizó su uso para la edición de estas postales.

No se han reproducido la totalidad de las fotografías del álbum, sino sólo una selección en las que se puede apreciar la estructura del edificio -patio, arcadas, bóvedas interiores- que hoy se conserva casi intacta: Patio arcada, tanda de carrousell en el picadero, Vestíbulo, Sala de repuestos, palomar de mensajeros y cuadra.

Fuente: https://www.diariodesevilla.es/vivirensevilla/Postales-provincia-primera-mitad-XX-Dia-Archivos_0_1473152846.html?utm_source=whatsapp.com&utm_medium=socialshare&utm_campaign=mobile_web

LAS TORRES Y ESPADAÑAS SALPICADAS POR EL CASCO HISTÓRICO DE ÉCIJA CREAN UN PAISAJE ÚNICO QUE DEBEMOS PROTEGER

La prensa sevillana  publicaba el 4  abril de 1963 la siguiente noticia: “Van a ser iluminadas artísticamente las once famosas torres de Écija, conocida por “la Ciudad de las Torres.”  Con el fin de estudiar el proyecto se desplazaron a Écija el subsecretario del Ministerio de la Vivienda y el director general de Arquitectura. Tras la reunión mantenida en el Ayuntamiento se aprobó el proyecto para la iluminación de sus once torres y sus espadañas y la terminación de las obras de la Plaza del Salón para lo que el Gobierno Civil ya había concedido una subvención de setecientas mil pesetas”. Efectivamente, la ciudad recibió con gran satisfacción la iluminación de sus campanarios para  goce de los viajeros que circulaban por la carretera Nacional IV.

La falta de mantenimiento originó  que la artística iluminación de  las torres perdiera  todo su encanto. Con motivo de la Expo 92, se acometieron algunas reformas y se sustituyeron sus proyectores. Hay que esperar hasta al mes de enero de 1998  para que este conjunto artístico vuelva a brillar con todo su esplendor. En esta ocasión los trabajos de iluminación son  promovidos por el Excmo. Ayuntamiento de Écija  y lo ejecuta la empresa municipal Aguas de Écija, S.A. ADESA,  que utiliza  vapor de sodio de alta presión con tonalidad cálida, mezcladas con las de vapor de mercurio alta presión (amarilla) y de halogenuros metálicos (blanca), a excepción de las torres de San Juan, Santa Cruz y Santa Ana, que fueron iluminadas con lámparas de sodio. Según el proyecto redactado por el ingeniero técnico industrial Pedro J. García Torres, el  presupuesto total ascendió a 20.846.406 pesetas y la potencia de la nueva  iluminación  de 88.800 W. Para su interior únicamente se empleó lámparas de halogenuros metálicos (blanca) para mayor realce de las torres.

La inauguración de la nueva iluminación artística tuvo lugar el 23 de enero de 1998 a las 20:15h en las instalaciones del  Consorcio de Agua, carretera Madrid Cádiz, km 451, un lugar estratégico   donde se puede contemplar el marco majestuoso de uno de los conjuntos artístico más bellos de España: la ciudad de Écija.

Actualmente, la falta de mantenimiento  de la iluminación de las torres y la falta de celo de los responsables municipales ha dado lugar a un progresivo deterioro  de la iluminación de las torres, que van desde torres totalmente oscuras o iluminadas parcialmente, a lo que se une el estado lamentable que presentan varias de las torres. Un ejemplo es la torre de Santo Domingo, que lleva  más de veinte años con una canasta metálica que  recoge las piezas que se desprenden de la misma, o las torres gemelas del ex Convento de la Concepción también con malla de protección y con un proyecto de rehabilitación guardado en los cajones de la consejería de Cultura desde hace más 15 años

Se cumple por estas fechas dos años desde que la prensa sevillana (ABC  30 de julio de 2016)  anunciaba que  “El Ayuntamiento trabaja con la Junta de Andalucía para declarar BIC su “skyline” y salvar su estampa”,  esto es, proteger bajo esta figura la imagen del conjunto de sus torres y espadañas  para que nada pueda alterarlas a lo largo del tiempo.

Líneas más abajo aparece: “Cultura ha mostrado su entusiasmo con la idea y, el consistorio ecijano, trabaja con poder presentar una propuesta en firme tras el verano…”

Los ciudadanos no podemos dilatar más estas dos interesantes iniciativas: la restauración de la iluminación artística del conjunto de torres ecijana y la protección, por ley, de su horizonte de torres y espadañas, pues como se escribía en el diario ABC “es una idea absolutamente original que no se ha hecho en ningún sitio.”

Juan Méndez Varo

 

TRASLADO INÉDITO DE LA VIRGEN DEL ROCÍO EN 1648

La Virgen del Rocío cubierta avanza a hombros de los almonteños en el traslado a Almonte de agosto de 2019 – Manuel Gómez

Este Domingo de la Ascensión, 24 de mayo de 2020, a tan solo una semana de la festividad de Pentecostés, era la fecha en la que debía de haberse cumplido el regreso de la Santísima Virgen del Rocío a su Santuario, después de los nueve meses que tendría que haber permanecido en Almonte. La noche del sábado hubiese salido de la parroquia de la Asunción, luciendo galas de Pastora, en dirección al Chaparral, donde su rostro divino hubiese quedado cubierto con el pañito, y el cuerpo de la imagen guarecido bajo el traje del camino, que le protege del polvo de las arenas. Tras dejar Almonte, estaba previsto que llegase a la aldea al caer la tarde, para, a continuación, entrar en el santuario terminando así con ello todo el ritual concerniente al Traslado 2019-2020.

Sin embargo, no pudo ser así. Todos los actos vinculados a la Llevada de la Virgen, así como los de la propia romería, han quedado pospuestos para el año que viene, debido a la emergencia sanitaria impuesta por el estado de excepcionalidad instaurado a causa de la pandemia del coronavirus.

Entre las motivaciones históricas que han propiciado algunos Traslados, figuran también las distintas epidemias padecidas a lo largo de estos siglos. Especialmente en el Seiscientos, el pueblo de Almonte imploró a la Virgen del Rocío como valiosa Protectora ante la amenaza de las mortíferas pestilencias.

Para la historiografía rociera ha pasado completamente inadvertida la Venida del año 1648, pues no consta entre las contabilizadas a lo largo de aquella centuria. Es cierto que tampoco existen unas fuentes documentales primarias que acrediten la estancia de la Virgen en el templo parroquial, durante las oleadas epidémicas de 1649 y 1650, aunque sí se tiene constancia de ello por otras vías indirectas.

Con anterioridad a la dramática peste de 1649, se produjo una importante incursión del contagio por Huelva en el mes de mayo de 1648, cuyas primeras manifestaciones se produjeron en la localidad de Villablanca.

Defensora de epidemias

Diversas piezas documentales del Archivo ducal de Medina Sidonia, descubren el Traslado de la entonces invocada como Nuestra Señora de las Rocinas al pueblo, a cuyo patrocinio, según refieren estos mismos documentos obrantes en Sanlúcar de Barrameda, atribuyeron los vecinos de Almonte la conservación de la salud de toda la población. En aquellos años, la imagen aún era venerada bajo el título vinculado al mítico paraje en el que se criaban las yeguas (las Rocinas), si bien pasaría muy pocos años más tarde a intitularse ya como Virgen del Rocío. Entonces, cuando el pueblo de Almonte defendía una serie de derechos que poseía en los límites del criadero de yeguas con el coto de Doñana, el icono mariano se convirtió en el principal símbolo de la unidad vecinal frente al poder señorial.

A esta administración ducal correspondía el señorío de Almonte, gobernado por un Corregidor que nombraban los Guzmanes durante el Antiguo Régimen. Y es en su Archivo, uno de los más importantes de Europa, donde se guarda la documentación que prueba fehacientemente la traslación de la devotísima imagen a Almonte aquel año de 1648.

Los expedientes del Archivo ducal revelan que se ordenaron cerrar hasta las iglesias, solo abierta, en el caso de la parroquial, en festividades muy señaladas como las de San Pedro y San Pablo. Y dentro de ella es donde debió recibir culto la Virgen, tras ser desplazada desde su ermita por los caminos hasta el núcleo urbano.

Resultan bastante desconocidos estos expedientes, pese a la difusión efectuada ya de algún que otro dato por la gran investigadora, doña Luisa Isabel Álvarez de Toledo, en su libro «Historia de una conjura (1985)». Por tanto, estos testimonios, además de ser indispensables, han pasado a convertirse en únicos, toda vez que terminaron desapareciendo todos los documentos de aquel periodo histórico del Archivo Municipal de Almonte.

En el fondo documental de Juan Infante Galán que custodia la hermandad Matriz, hemos hallado alusiones a las imperiosas necesidades que los vecinos de Almonte padecieron aquel año de 1648. Fueron tomadas por el referido historiador rociero, de los libros de actas municipales en cuestión. El investigador indicó con gran precisión la fecha de la sesión plenaria, datada en el mes de enero, así como la página exacta. También llegó incluso a acopiar noticias del cabildo celebrado el 23 de mayo de 1649. Sin embargo, no reseña nada sobre una supuesta imploración de rogativas por parte del vecindario a la Santísima Virgen del Rocío. Es muy posible que la imagen permaneciese todavía en la parroquia local, después de haber sido traída en 1648. De todos modos, la estancia prolongada de la imagen entre los años de 1648, 1649 y 1650, de modo ininterrumpido, no está rigurosamente probada.

Un impreso posterior, precisamente las reglas de 1758, rememora que la imagen había sido traída en aquellos años tan calamitosos, transcurridos entre 1649 y 1650, aunque omite que pudiera haber venido en 1648. El texto constitutivo añade que se costeó un vestido para la efigie de tela blanca, muy en consonancia con la simbología de la pureza original de la Virgen María, tan en boga durante aquellos años barrocos de gran fervor mariano e inmaculista. En 1653, fue proclamada patrona de Almonte, con motivo de un traslado extraordinario al templo parroquial, la Santísima Virgen del Rocío.