Desde que se editara en 1683 en Núremberg, un año después de su fallecimiento, la primera biografía de Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), los juicios emitidos durante cuatro siglos sobre el pintor han quedado anclados a la excelencia de su propuesta artística. Así lo califica Joachim von Sandrart en la mencionada publicación, «hombre, por su ejemplo y por sus méritos, excelentísimo», convirtiéndose en el artista español más conocido en toda Europa, acompañando a su pintura elogios que perduran hasta nuestros días.

Sin embargo, indicar exclusivamente la excelencia de una obra artística, describirla o adjetivarla, no parece la mejor forma de conocerla, ya que el entendimiento puede quedar marcado por juicios subjetivos ajenos, variables en cada momento y época. Este proyecto divulgativo, vinculado a la selección de obras efectuada por el Museo de Bellas Artes de Sevilla para la exposición Murillo. IV centenario (28 de noviembre de 2018 – 17 de marzo de 2019), conmemorativa del nacimiento del pintor, pretende analizar algunos factores objetivos que demuestran la secular excelencia de Murillo, ampliando el eco expositivo en los distintos museos de Andalucía.

DESCARGAR CATÁLOGO

 

A %d blogueros les gusta esto: