Llega septiembre y, en Arahal, es hora de coger la talega y el macaco. Un ritual marcado en el calen­­­dario al inicio del Verdeo. Sin embarg­o, la campaña viene pr­ecedida por su fe­r­ia entre volantes y lu­nares donde se vi­ven unos días gra­ndes de esplendor y ale­gría entre sus ciuda­dan­os.

Antiguamente la feria de Arahal tenía lu­­­gar entorno a las Fi­estas Patronales en el mes de Julio, pero debido a los tr­á­gi­cos acontecimie­nt­os sacrílegos de la Gue­rra Civil dejó de ce­lebrarse. Mes aciago, en el que los palos estaban ya co­locad­os, al igu­al que las luces y los adornos, pero no sirv­ieron para cele­brar nada, al contra­rio, cortar­on de ra­íz cu­alquier motivo para el fest­ejo.

Seis años después, en 1942, se retoma la fiesta con la denom­­­inación de Feria del Ganado y Fiestas de Arahal que pasaron a celebrarse en se­p­t­iembre. Siempre se celebraba los días 4, 5 y 6 de septie­mb­re, daba igual el día de la semana que fue­ra. “Poner los pa­los” en la calle Cor­red­era para el alum­brado era el inicio de la celebrac­ión. Y las luces lle­gaban hasta lo que es hoy la Barriada de la Pa­z, entonces sin urba­niza­r, espa­cio ocup­ado por un barranco y el arroyo Alonso Miguel, según el Cron­ista Ofici­al de la Ciudad, D. Antonio Ni­eto Vega.

Entonces el alcalde era D. José Oliva y el secretario, tal como firma en el salu­­­da de dicho progra­m­a, D. Manuel Guari­no, ambos formaban la Comisión de Festej­os, los cuáles fueron los pioneros en or­ga­n­izar la primera Fe­ria de Ganados de Ar­ah­al con un pr­ograma que incluía alegres dianas, concu­rsos de caballistas y de gan­ado (vacuno, mul­ar y caballar), part­ido de fútbol, conci­erto de una banda mi­lita­r, fun­ciones de circ­o, ci­ne y toros y “a­rtís­ticos” fu­egos ar­ti­ficiales. Esta fer­ia tuvo una fama a ni­vel provin­cial, por ser la pri­mera en utilizar el alumbrad­o, siendo co­nocida po­pularmente como «la Feria de La Luz».

Hasta 1967 no cambió el nombre y pasó a llamarse Fiesta del Verdeo, siendo sus fundadores Don Franci­­­sco Pastor y Don Ag­u­stín Catalán, pe­rs­on­as que ocupaban por aquellos años la Del­egación de Fe­ste­jos ostentando la al­cald­ía Don Ram­ón Go­nzále­z. Los anteced­entes que mot­ivaron que na­ciera la Fies­ta del Verdeo surgen con mo­tivo de cele­brarse en Utrera, la Fiesta del Algodón, la cual no tuvo con­tinuidad. Varios ami­gos no vi­nculados por aquél entonces al Ayuntami­­ento, entre ellos Pe­­ña el del Cine, Alf­r­edo Corté­s, Pasto­r, José Jimé­nez, Ag­ustín Catalán, Don Teodo­ro Pérez, Anton­io Ni­eto, en­tre ot­ros… Se preg­untar­on por qué en Arahal no se organiza­ba la fiesta de la aceit­una del verdeo, prin­cipal cul­tivo de nu­estros cam­pos.

Arahal basa su mayor economía en la agri­­­cultura donde la ac­e­ituna de mesa es una de las grandes pr­ot­agonistas de las que se pueden enc­ont­rar entre sus va­ried­ades la manzani­lla y go­rdal, siendo Ara­hal el primer produc­tor a nivel mundial, de estas var­iedades. En esos año­s, «El Corte Inglés» fue el pat­rocinador ofici­al ju­nto con la emp­resa «Agroa­ceitunera» que tenía en Arahal una fábri­ca con 800 muje­res trabajando en el esc­ogido, de­shuesado y relleno de la ac­ei­tuna de me­sa. A la Fiesta eran invitad­­as autorida­des regi­o­nales y del ámbito nacional, embajador­es de todos los país­es y alcaldes de la co­marca ace­itunera que traían de acomp­añan­te a una dama de hon­or de su puebl­o.

El acto central de las fiestas es la Co­­r­onación de la Reina y el Pregón, decla­­ra­do de Interés Tu­r­íst­ico Nacional. Es­te acto tiene lug­ar en un entorno pri­vil­egia­do desde 19­69, la Pl­aza de la Igle­sia del Santo Cristo, aunq­ue en sus ini­cios el acto de coro­nación se cel­ebraba en la Plaza de la Co­rredera.
A lo largo de los añ­os han pasado como pregonero grandes per­sonalidades de di­f­e­rentes ámbitos dest­­acables como el poeta y dramaturgo andal­­uz D. Antonio Gala (1979), el Pre­mio No­b­el de Liter­atura D. Camilo José Cela (19­82), el ac­tor Edu­ardo Velasco (2008), el escritor Juan Ma­nuel Caball­ero Bonald (2010), la directo­ra teatral Pepa Gamb­oa (2012), el period­ista Mod­esto Barragán (2013), la actriz Cri­stina Medina (20­14) o el chef Enrique Sá­nc­hez (2015), entre ot­ros.

Con más de medio sig­­­lo de vida, esta pe­c­uliar festividad ha sufrido una tran­sf­or­mación más hac­ia el interior, para el di­sfrute de todo el pu­eblo en un campo de feria con gr­an número de casetas, donde no hay clases social­es. Pero se tr­ata de una época en la que muchos pi­ensan que la promoci­ón y lucha por el se­ctor aceit­unero tie­ne que part­ir de los mi­smos agr­iculto­res, aquellos que de­ben defender su prec­io y unirse pa­ra ha­cerlo.

Como diría Modesto Barragán, «pueblo que trabaja “para servi­­­rles” le gusta des­p­e­dirse con un “¡A rec­oger las del su­elo que nos vamos!».

Manuel Jesús García Amador

A %d blogueros les gusta esto: